Compártelo:

Te invitamos a través de este post, a que te coloques las gafas de un diseñador y puedas observar el mundo desde un punto de vista diferente, para poder crear valor e identificar una oportunidad de mercado.

A través de esta metodología podrás abordar el problema de forma diferente y generar ideas que te permitan buscar infinidad de soluciones creativas y ampliar el horizonte de tu propuesta de negocio.

No estamos hablando de algo nuevo; muchos diseñadores la han aplicado para transformar la manera de desarrollar nuevos productos.  Pero te hablaremos de cómo transferir su uso para observar tu entorno, interpretar las señales, identificar una oportunidad e innovar.

Tim Brown, CEO y presidente de IDEO, ha sido la persona que inició su aplicación en el mundo de los negocios, proyectando una nueva visión: integrar el diseño como un comportamiento, que nos permitirá resolver problemas reduciendo los riesgos y aumentando las posibilidades de éxito.

El ser humano es muy complejo y necesitamos poder abordarlo de forma multidimensional para responder a las exigencias actuales. Por lo tanto, si nos centramos en los factores humanos, podremos innovar como resultado de empatizar con sus necesidades. Este es el reto que se plantea a través del uso del Design Thinking.

A través del design thinking podrás profundizar en las necesidades de tus clientes.

Algunos emprendedores la utilizan como una metodología que no sólo les permite generar ideas, sino incluso evaluar alguna idea de negocio que se desee poner en marcha. Lo cierto es que ofrece una visión diferente y que podrás integrar junto con otras herramientas, como el Modelo Canvas o el Mapa de la Empatía, para potenciar tu propuesta.

La ruta que te planteamos que sigas es la siguiente:

Empatizar

Olvídate del producto, servicio o idea. Debes centrarte en explorar, observar, involúcrate para conocer los clientes que deseas atender y conocer sus problemas.  Como el mismo Albert Einstein expresaba, “La formulación de un problema es más importante que su solución”.  Cualquier problema puede ser promotor para encontrar una solución creativa.
Esta fase te permitirá definir con claridad las características de ese segmento del mercado que deseas atender.

Interpretar

Seguro recordarás una frase célebre de Henry Ford “Si le hubiera preguntado a la gente lo que ellos querían, ellos habrían dicho caballos más rápidos”.

En esta fase debemos procesar y sintetizar toda la información recogida anteriormente, para transformarlas en insight. Articula ideas y define el problema que deseas atender.

Idear

Llegó el momento de producir y buscar todas las soluciones posibles al problema que hemos identificado. La herramienta de Brainstorming puede resultar muy útil para esta fase; responde a la pregunta ¿qué pasaría sí…?

No lo hagas solo, este es un trabajo colaborativo. Busca actividades que promuevan la fluidez, un mayor número de ideas y asociaciones.

Te proponemos un reto:

¿Qué tienen en común?

Una cama, una cerveza y un libro.

Haz una lista e intenta encontrar la mayor cantidad de semejanzas entre ellos.

Prototipar

En esta fase el reto consiste en hacer realidad todas esas ideas que hemos extraído en nuestra lluvia de ideas. Si no puedes generar prototipo de todas las ideas, escoge aquellas que consideres tienen mayor potencial y deja que los clientes experimenten, observa su reacción y registra las diferentes experiencias.

Como Thomas Edison comentó en su oportunidad “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

Evaluar

Por último, debemos exponer los prototipos al escenario del problema. Eso sí, al entregar el prototipo no describas su uso o su finalidad, deja que el usuario final experimente con ellos y te brinde retroalimentación.

El éxito de esta fase depende de la comunicación y la empatía que establezcamos con los usuarios. Deja que te relate su experiencia.

Toda esta información te permitirá refinar los prototipos y las soluciones que has desarrollado a los problemas identificados.

Esta metodología te permitirá:

  • Centrarte en el ser humano
  • Colaborar con otros
  • Aprender haciendo

¿Qué esperas?

Compártelo: