Compártelo:

Cuando hablamos de emprender no sólo nos referimos a la creación de negocio o desarrollo de una idea desde cero. Comprar un negocio en marcha también resulta un reto interesante y en la mayoría de los casos atractiva para quienes deseen iniciarse en los negocios.

Esta opción no es la más utilizada a la hora de emprender, pero puede ser una opción que deberías valorar. Por ello te recomendamos que no pierdas de vista lo siguiente:

Evita improvisar

Al comprar un negocio no podemos actuar de la misma forma que al comprar un par de zapatos que vemos en una vidriera. A primera vista puede resultar una gran oportunidad, pero es importante que nos tomemos un tiempo para analizar no sólo el negocio en sí, sino lo que implicaría o el impacto que tiene en nuestra vida. Imagínate el día a día, los sacrificios y los riesgos, no solo los beneficios.

¿Por qué se está vendiendo?

Lo más seguro es cuando le preguntes al vendedor esta pregunta, no te dé las respuestas correctas. A veces la intención o causa primaria de la venta no es la respuesta que el comprador desea escuchar, por ello te recomendamos que indagues un poco en el historial de éxitos y fracasos que ha tenido la empresa. Cuál es la historia detrás del producto, su posición frente a la competencia, la opinión de clientes, pero ojo, no los que el vendedor recomienda, busca el contacto para conocer a otros clientes.

Evalúa el negocio

Es importante que evalúes el estado actual del negocio. Para ello puedes apoyarte de expertos que te ayuden a realizar una auditoría completa (Due Diligence – ¿Es este un buen negocio?), para analizar los Estados Financieros, conocer el comportamiento del Flujo de Caja de los últimos 3 años, para conocer el comportamiento de las ventas, los márgenes de contribución y las ganancias netas.

Puede que todo estos términos los desconozcas, por ello te recomendamos buscar el apoyo de asesores y expertos que puedan explicarte con claridad la realidad, porque una cosa es lo que vemos a través de la vidriera y otra lo que ocurre detrás de ella.

Estos análisis te permitirán igualmente identificar qué tipo de financiamiento necesitas y qué mecanismos pueden ofrecer mejores beneficios.

Arma un nuevo plan de negocio

A veces cometemos el error de pensar que al ser un negocio en marcha continuará operando por inercia y la verdad es que puede que no continúe operando de la misma forma. Es por ello que te recomendamos que construyas un plan de negocio que permita integrar a los nuevos dueños, las implicaciones para el negocio, los riesgos del traspaso y los nuevos retos. Puede que incluso desees y tengas permitido hacer cambios en la operación del negocio, por ello es importante que analices los objetivos y las nuevas proyecciones.

Revisar el contrato y formaliza la operación

Para que la operación de compra/traspaso se lleve a cabo, debemos seguir una serie de procedimientos legales. Dependiendo del rubro, la actividad y los activos involucrados en la operación, deberás realizar una serie de trámites para asegurar que todo esté en orden y no tengas sorpresas en un futuro.

Es importante que definas bien si la operación es un traspaso o venta/alquiler de local. Estamos hablando de dos cosas distintas y sus implicaciones legales son diferentes.

Se-Traspasaeste-negocio

Si bien comprar un negocio que se encuentra en marcha tiene algunas ventajas como poner de un lado la dificultad o el largo camino que supone crear y constituir una empresa, captar clientes, trabajar en el posicionamiento de la marca, la reputación, empleados familiarizados con el negocio, entre otras cosas; no todo es tan bien como lo pintan.
El reto está en realizar una revisión y análisis de adentro hacia afuera. Comenzando por tus objetivos personales/profesionales, tus habilidades, las implicaciones que tiene para ti; para luego analizar en directo el negocio, hasta llegar al entorno donde opera y la proyección que puede tener a futuro.

Compártelo: